21 mayo 2018

Por ley superior - Giorgio Fontana


Edición: Libros del Asteroide, 2017 (trad. Carlos Manzano)
Páginas: 272
ISBN: 9788417007232
Precio: 19,95 € (e-book: 10,99 €)

Giorgio Fontana (Saronno, 1981) firma uno de los proyectos más inteligentes, frescos y pertinentes de la narrativa actual con dos obras, independientes pero complementarias, sobre el sentido de justicia: Por ley superior (2011; Libros del Asteroide, 2017) y Muerte de un hombre feliz (2014; Libros del Asteroide, 2016), que han recibido varios premios en Italia y se han traducido a diversos idiomas. La segunda –la primera en publicarse en castellano– se sitúa en los años de plomo y se inspira, en parte, en los magistrados de Democracia Cristiana asesinados por un grupo terrorista. Por ley superior transcurre en el presente y explora tensiones como la inmigración, las desigualdades sociales y la ineficacia del poder judicial. Comparten, sin embargo, un planteamiento en torno a una investigación (los protagonistas, ambos fiscales, son amigos y se cruzan referencias en sus historias), que sirve de pretexto para abordar los grandes dilemas de su profesión.
En Milán, Roberto Doni, un fiscal ya veterano, trabaja en un caso en principio fácil de resolver: un joven albañil tunecino ha asumido su culpabilidad en un ajuste de cuentas y el abogado defensor no pone mucho empeño en demostrar lo contrario. Con todo, el asunto se complica con la entrada en escena de una periodista treintañera, Elena, que asegura a Doni que el chico es inocente y le pide que no lo condene. El fiscal se halla en una situación incómoda: ante la incompetencia del abogado, Elena ha recurrido a él, pero no le aporta ninguna prueba sólida, más allá de su convicción y su amistad con las personas del entorno del acusado, que no se atreven a declarar. Sería sencillo ignorar las palabras de la chica y hacer como si nada; nadie se molestaría por un magrebí más en prisión. No obstante, a lo largo de este relato Doni cambia de opinión. Es consciente de que los inmigrantes acusados tienen dificultades añadidas, como los amigos que no prestan declaración por su condición de ilegales, o los contactos turbios que se ven obligados a establecer para subsistir cuando llegan al país. Quizá ese chico sea de verdad inocente. Y quizá la justicia consista en algo más que aplicar las leyes.
Para Doni, «la Justicia y la ley pueden diferir de forma significativa, pero en estos tiempos vacíos la interrogación sobre la primera ha de reducirse por fuerza al respeto de la segunda» (p. 77). El caso del albañil tunecino le hace cuestionar esta máxima. Doni tiene más de sesenta años, un matrimonio duradero, una trayectoria sin tacha. La novela empieza con una referencia a los clavos que sostienen el Palacio de Justicia; todo ello evoca la firmeza, la estabilidad, el camino seguro. A la vez, representa una antigüedad, una tradición que corre el peligro de anquilosarse. Tiene que entrar aire fresco en el edificio, en forma de una periodista joven y un tanto idealista, para que el fiscal tome conciencia del mundo que está más allá de esas paredes. O, más que para que tome conciencia (no es ningún ignorante), para recordárselo. Porque Doni es un hombre bienintencionado, íntegro. Ese es uno de los aciertos del autor: un protagonista sensible a las injusticias, pero con la racionalidad necesaria para su cargo. Alguien que quiere hacer las cosas bien, aunque conoce los riesgos que eso conlleva.
Fontana contrapone la justicia sobre el papel, el código penal, con la idea de justicia como ética o moral, esa «ley superior» que no siempre va de la mano de las normas escritas. No solo se trata de si el tunecino es culpable o no, sino, y sobre todo, de los puntos débiles del proceso, la revelación de que la ley humana favorece al privilegiado y en ocasiones deja sin escapatoria al inocente (una reflexión aplicable a numerosos casos de actualidad, lo que pone de manifiesto la oportunidad de la novela). Ante esta descompensación, el fiscal se arriesga a perder su prestigio; el «salvador» de un inmigrante nunca se convierte en héroe, y menos todavía cuando en el otro bando hay una familia burguesa. Este rol (complejo) de Doni es otro asunto reseñable: cómo un hombre experimentado, tranquilo y prudente, acostumbrado a una manera determinada de trabajar, cruza la frontera en un punto de su vida en el que no tendría por qué hacerlo, y a pesar de que los suyos en general le aconsejen lo contrario.
Elena, además, hace salir del despacho a Doni en sentido literal: lo lleva al barrio del chico tunecino, para que conozca su día a día y hable con sus allegados. «Este barrio es algo más que los sucesos que se producen en él» (p. 100), dice la periodista. Inmigración, pobreza, delincuencia; la realidad de la calle en un Milán que podría ser cualquier ciudad de Occidente, una ciudad de contrastes en la que sus gentes rara vez se mezclan. Aún hay otra confrontación, de tipo generacional, encarnada en los dos protagonistas: por un lado, Doni, un hombre progresista que hizo carrera y prosperó; por el otro, Elena, joven y humilde, perteneciente a una generación lastrada por la falta de oportunidades, una mujer implicada y entusiasta, pero no ingenua. Está también la hija de Doni, estudiante de posgrado en Estados Unidos: hay un distanciamiento entre padre e hija, y con esta peripecia Doni se acerca más a ella, aunque solo sea en su capacidad para entenderla. Sin caer en los clichés, Fontana retrata a unos personajes representativos de la sociedad plural, profundamente humanos, con los que la empatía y la identificación surgen sin esfuerzo.
Giorgio Fontana
Fontana no solo sobresale por su agudeza para reconocer y desarrollar un tema clave de esta época: destaca asimismo por la forma de vertebrar una novela en torno a ello. Por su estilo depurado, claro, preciso, diáfano, sin esa tendencia a la verbosidad de los narradores mediterráneos. Por una construcción paulatina, sosegada, que mide los tempos del protagonista y muestra con sutileza cómo un mensaje o una charla con el dueño del bar inciden en él. Por su hondura. Ha escrito dos obras espléndidas y conmovedoras, prueba de su madurez como escritor; Por ley superior y Muerte de un hombre feliz son mucho más que una intriga judicial y mucho más que una crítica social. Literatura que remueve, que da en el blanco: «Nunca hay una opción justa para todos. […] Debes decidir qué es lo más importante» (p. 246). Es un tópico considerar a un autor «uno de los mejores de su generación», pero Giorgio Fontana lo es sin ninguna duda.

4 comentarios :

  1. Pues nada, tendré que apuntar bien el nombre de este autor y buscar alguno de sus libros, que me has convencido.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya interesado. Es aún muy desconocido en España, pero confío en que poco a poco consiga un público fiel. Estas dos novelas distan mucho de ser "comerciales", aunque eso las hace más interesantes a mi juicio.

      Eliminar
  2. Compré este libro en diciembre del año pasado. Pero es uno más de los muchos comprados pendientes de leer. Pero tras este comentario tendré que ir buscando un hueco
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Harás bien en hacerle un hueco. Además, tiene un estilo muy fluido, nada árido, que se lee con mucho gusto. A mí me ha gustado incluso más de lo que esperaba.

      Eliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails