29 octubre 2018

La Retornada - Donatella Di Pietrantonio


Edición: Duomo, 2018 (trad. Miguel García)
Páginas: 256
ISBN: 9788417128043
Precio: 16,80 € (e-book: 9,99 €)

La Retornada (2017), la tercera novela de Donatella Di Pietrantonio (1962), ha sido un fenómeno en Italia, con un gran éxito de ventas y un reconocimiento como el Premio Campiello. Su historia, que se sitúa en los años setenta del siglo XX, narra el regreso de una muchacha a casa de su familia biológica, en un pueblo de los Abruzos (tierra natal de la autora). En realidad, no se trata de un «retorno» como tal: la niña, de trece años, se ha criado con unos tíos, de mejor posición social, que de pronto se deshacen de ella sin darle explicaciones. La protagonista relata en primera persona su llegada a ese hogar que le resulta ajeno, inhóspito, un hogar donde la comida escasea, todos recelan de ella y las viejas costumbres se imponen. Solo la hermana pequeña, Adriana, la ayuda a adaptarse. No se revela el nombre de la narradora, la llaman por un apodo, la Retornada, como un recordatorio constante de su desarraigo, de que nunca será una de ellos.
Sin duda, el planteamiento, la concepción de la trama, está muy bien encontrado. En el pasado no era insólito que los padres de familias numerosas «cedieran» a uno de sus hijos a unos parientes más adinerados; y en esa localidad de los Abruzos donde se desarrolla la novela se respira lo añejo, el tiempo no transcurre tan rápido como en la capital. La idea de un regreso, de un cambio de familia, puede dar mucho juego. Hasta entonces, la niña había crecido como hija única de unos padres que la mimaban, que estaban pendientes de sus estudios, y además vivía en la ciudad. El retorno supone una transformación en todos los aspectos: familia numerosa, sin recursos, en un hogar minúsculo y descuidado, entre hermanos varones que frecuentan las malas compañías y colchones que huelen a orina. Se produce una pérdida de calidad de vida, tanto en lo material como (al menos de entrada) en lo emotivo, porque sus parientes biológicos no la reciben con los brazos abiertos, ni se muestran proclives a las demostraciones de afecto. Está asimismo la cuestión de la edad: el traslado se da en pleno despertar sexual de la joven, con hermanos adolescentes merodeando por casa.
A pesar de dar con un conflicto con mucho potencial, La Retornada deja la sensación de ser una oportunidad desperdiciada. No basta con tener un buen tema entre manos, hay que saber narrarlo con estilo, exprimirlo, no quedarse en la superficie. Eso es lo que ocurre: la novela resulta demasiado «blanda» en todos los aspectos. El desarrollo, previsible desde el principio. Los personajes, planos y tópicos (la protagonista bella y torturada, la hermanita de buen corazón, el hermano violento y el hermano compasivo, la madre oprimida). Sin embargo, quizá lo peor sea la falta de vigor en la narración, esa voz tan endeble, que no consigue mantener la tensión en ningún momento y cae en los clichés cursis acostumbrados (solo a modo de ejemplo: «aquella oscuridad poblada de respiraciones», p. 23, «esperé una nueva calma dentro del pecho alterado», p. 75, «En mi pecho momentos de frescura en forma de corazón», pp. 83-84).
Donatella Di Pietrantonio
Algunos lectores han visto semejanzas entre La RetornadaElena Ferrante. Estamos en lo de siempre: lo importante es la forma de narrar. De poco sirve que haya cierta afinidad en los temas (mujeres jóvenes en un entorno sórdido, alianza femenina, pobreza, la chica estudiosa en un ambiente humilde), y hasta en los referentes (la autora cita un pasaje de Mentira y sortilegio, de Elsa Morante, en el epígrafe), si difieren por completo en el arte de juntar las palabras, de insuflar vida a los personajes, de dar una vuelta de tuerca al cliché para aportarle algo personal. Una de las características de Elena Ferrante es, precisamente, la complejidad de la relación entre mujeres, los recovecos, la amplitud de su mirada, nunca amable, nunca fácil. La Retornada, en suma, es una novela mucho más llana, insípida y complaciente.

10 comentarios :

  1. A pesar de las mil buenas críticas que he visto de este libro por ahí, no termina de convencerme y la tuya ha sido la puntilla para que la balanza terminara de decantarse por el no.
    Gracias por la no recomendación ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno fiarse de la intuición, y si ya no te llamaba... Puedes pasarlo por alto tranquilamente.

      Eliminar
  2. Hola,soy nueva en este blog,me encantan tus reseñas,independientemente de si el libro me gusta o no ,son magníficas ,muy elaboradas,por lo que te felicito.Me parece perfecto como comienzas con todos los datos relativos al libro,lo que ayuda mucho a poder localizarlo,lo único qecho en falta de la presentación inicial es tu valoración de forma gráfica otorgándole alguna puntuación en estrellas o algo similar;por lo demás te reitero mis felicitaciones por el blog����

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Hace años tomé la decisión de no puntuar las novelas. Me sentía un poco incómoda al "poner nota", no me parecía justo porque leo libros bastante diferentes y no puedo valorarlos con los mismos parámetros.

      Eliminar
  3. Yo leí este libro el pasado mes de septiembre
    En primer lugar dejó claro que me gusto, me agrado leerlo, me entretuvo
    No obstante, también me dejo la sensación de estar escrito de un modo un poco superficial Sentía que la historia daba para más, que los personajes ofrecían más de lo que mostraban

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces estamos de acuerdo. Aunque mi reseña suene dura, no lo considero tampoco el peor libro del año (es una historia "correcta"), pero esa sensación de oportunidad perdida da rabia.

      Eliminar
    2. Estamos totalmente de acuerdo
      Recomiendo “ El dolor de los demás “ de Miguel Ángel Hernandez y “ Feliz final “ de Isaac Rosa
      Literatura de autores españoles jóvenes
      Ya nos dirás lo que te parecen si llegas a leerlos
      Saludos

      Eliminar
  4. Totalmente de acuerdo con tu reseña.
    Pienso lo mismo aunque no tenga la capacidad para expresarlo de esa forma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que estemos de acuerdo. Veía tanto entusiasmo con este libro que me sentía un poco sola, je, je.

      Eliminar

Los comentarios siempre son bienvenidos. Por favor, no incluyas enlaces a otras páginas o blogs.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails